domingo, octubre 23, 2011

Díxunos un grayu que... (38ª entrega)

Nuestro grayu viajero, definitivamente exiliado en la hermana Tierra de Miranda, (no en vano, como no se cansa de recordarnos, allí puede hablar leones e, incluso, exigir que le atiendan en dicha lengua, puesto que la misma es oficial), no puede resistir la nostalgia y puntualmente acude a su cita con el patrón, la patrona, los pendones y... las morcillas, chorizos y pulpo de la romería de San Froilán.

Pero pese al motivo festivo, no puede olvidar nuestro grayu su amor por la Tierrina y no deja de "poner la oreja" a cuanto se comenta en la capital del Viejo Reino y fue, una vez más, su confesada cucería la que motivó su indignación y su denuncia.

Y el motivo de sus iras es la cesión GRATUITA durante otros 25 años, por parte del Ayuntamiento de León, de unos terrenos que llevan disfrutando GRATIS más de 50 años, determinadas personas privadas de una sociedad de lo más privadísimo: el Casino de Leon.

Llegados a este punto nuestro grayu "malpensado" se pregunta:
  • ¿Cómo es posible que el Ayuntamiento que adelantó un mes, sin previo aviso, el cobro del I.B.I. a los ciudadanos por falta de efectivo, ceda unos terrenos gratuitamente a un club privado?
  • ¿Tendrá algo que ver el "pequeño detalle" con el hecho de que varios concejales del Ayuntamiento de León sean socios del citado club, por otro lado, de altísima cuota?
  • ¿Es este el medio o el modo de ahorrar y equilibrar las cuentas que piensa utilizar el nuevo equipo de gobierno?
Ante tanto despropósito, a nuestro grayu solo se le ocurre parafrasear la conocida frase que se grababa en "la medalla del amor" y que a estos efectos quedaría como sigue:

"Mejor que ayer, pero peor que mañana"

y que desgraciadamente parece perfectamente aplicable a "nuestros amados políticos" y a sus métodos y actuaciones, desde que existe la ¿democracia? actual (aunque podriamos remontarnos perfectamente a los tiempos de la dictadura y aún antes) los políticos leoneses se empeñan en demostrarnos la veracidad de otra famosa frase:

"Otro vendrá que bueno te hará"

¿Hasta cuando, Señor, seguiremos alimentando (y muy bien por cierto) a tanto pailán desaprensivo y voraz?

1 comentario:

Minipunk dijo...

No consigo adivinar a que terrenos te refieres, pero comprendo muy bien todo lo que escribes.