lunes, febrero 12, 2007

La senadora cabalga de nuevo... (¡Cuerpo a tierra!)

¡No tienen remedio! Por momentos, hasta la paciencia más franciscana estallaría en tormenta de irrefrenable ira. A decir verdad, por lo que constatamos casi a diario, estos vividores de la política leonesa, han acabado con todos los límites del crédito que pudiera acordárseles; incluso han superado todos los listones de las cabriolas lingüísticas más atrevidas. Desde esas alturas, “darse el gran barrigazo”, como decimos por estas tierras, es bastante previsible, sobre todo porque continúan, en su envalentonamiento de matones de tercera, haciendo sus piruetas sin ningún tipo de red protectora. ¡Dies irae…!

Este largo exordio nos viene sugerido por las declaraciones, rebuznos o berridos (¡cualquiera sabe…!) de una que se cree grande e importante porque debe imaginar su imagen en el espejo cóncavo de su propio ego. No se dejen confundir por las apariencias fantasmales; sigue siendo “pequeñina”.

Tan pequeñina, la pobre, que hasta las pocas neuronas que deben circular, fatigadas, por su sesera, parecen estar atacadas de enanismo. ¿Confuso lo que dice? ¿Torpe en la expresión? ¿Inoportuna en el tiempo? Todo y más… Pero, oiga, hay que seguir adorando al becerro, a estos falsos dioses del castellanoleonesismo bienpensante; hay que seguir quemando incienso (que se traduce en puestos de trabajo, pérdida de riqueza, aumento de huidas de nuestro jóvenes, despoblación galopante, merma en poder político y económico, etc.) ante los ídolos del otro lado del Cea porque, después de todo, ¿qué le puede importar todo esto si ni tiene hijos, ni los espera, si no le falta el trabajo y sus riñones están bien cubiertos con los dineros que cobra por seguir traicionando a los que dice representar?

¡Qué atrevimiento! ¡Qué falta de sentido común! ¡Qué insolencia! Presentarse en el templo de la leonesidad, en Madrid, donde tantos sueños rotos han intentado curar su nostalgia con la cercanía de otros “miembros de la tribu”, cabalgando sobre esperanzas de mejor futuro apoyado en un esplendido pasado…

¡Tratar de hacer seudo-pedagogía de algo que no tiene justificación, ni en su comienzo (por anticonstitucional y antidemocrático), ni en su continuidad (a las pruebas nos remitimos), ni en el razonamiento más simplista…!

De tanto repetir sus falsos argumentos corren, quizás, el peligro de comenzar a creérselos ellos mismos, ya lo dijo Joseph Goebbels; los demás, desde luego, NO. El desprecio que suponen sus tontas explicaciones, sus tópicos repetidos y su línea argumental nos conducen a pensar en dos únicas alternativas: o nos toman por imbéciles pensando que nos podemos tragar semejante hueso o, realmente, son tan poquita cosa que no sirven más que para lo que hacen: arrastrar su poco prestigio por los despachos de sus jefes, con el único bagaje político de seguir vendiendo a su pueblo. En cualquiera de los dos casos deberíamos arrojarlos a “las tinieblas exteriores”… Algún día, sin embargo, lo harán los propios adulados; invariablemente terminan acusando el hastío del mismo bufón y sus siempre repetidas gracias…

Si doña Carrasco ha dicho lo que dice la prensa que dijo, estamos seguros que, en cualquier parte de España, que no fuera León, ya se habría montado una escandalera de proporciones megalíticas. Aquí, sin embargo, abierta como está la veda del insulto y el desprecio al pobre leonés, se puede afirmar, impunemente, que:
  1. “Exigir ahora la autonomía para León no tiene sentido”. Naturalmente, no dice para quién…Otros, más de los que piensan estas ociosas cabezas, están convencidos de lo contrario. Cuanto más pronto nos vayamos de este infierno, mucho mejor… es la afirmación más oída últimamente. Y nos van a permitir una precisión lingüística que, seguramente, a la sujeta se le escapa: ¿Qué querrá decir con ese adverbio limitativo de "ahora"? ¿Se nos habrá pasado el arroz? ¿Cuándo ocurrió tal hecho? ¿O es que aún no estamos preparados y la exigiremos en un próximo futuro? ¿Quizá si algún día gobiernan los socialistas en la innombrable vampirolandia? En un sin vivir estoy...
  2. “La conjunción copulativa que nos une, aunque no les guste a algunos, nos fortalece”. ¡Claro que sí, no hay más que verlo! Pero, otra vez, la susodicha, se olvida citar el sujeto paciente y el complemento agente. ¡Y dejemos las conjunciones tranquilas porque esto de las cópulas las carga el diablo…!
  3. “El nuevo Estatuto de Castilla y León viene a reforzar las señas de identidad de la comunidad autónoma”. ¿Cuáles? ¿las que se encargan de vociferar, a golpe de talonario, los aduladores del poder, autores de libros de tanto peso científico como “La Memoria Histórica de Castilla y León- Historiografía castellana de los siglos XIX y XX”, por no citar más que uno reciente? ¿Pero dónde ha quedado ya la tan cacareada, superimportante y megaguay cópula que nos une en cuerpo y alma, que a los unos cabrea y a los otros produce un gustirrinín que ni te cuento…?
  4. “Esta es una reforma que reconoce expresamente el papel del antiguo reino de León y a la comarca del Bierzo”. Afirmación muy voluntarista con el texto del estatuto en la mano (lupa necesito pues no lo veo por parte alguna) y, por otro lado, convendrán conmigo en que reconocer una evidencia no tiene mérito alguno, pues ¿qué consecuencias derivan de este reconocimiento? No se esfuercen en buscar la respuesta: NINGUNA. No nos sirve, entonces. Papel mojado, palabras escritas en el agua, pasto para mentes flojas de posibles votantes dispuestos a dejarse engañar por aprendices de trileros o intentos vanos de lavar una conciencia que se sabe culpable… Y, por cierto ¿qué tiene que ver el reconocimiento del Reino de León con el de una comarca por muy querida e importante que esta sea? ¿Se habrán leído la Constitución? Claro que lo comprendemos; son solo preguntas retóricas que vienen a tratar de ocultar la evidencia: el intento eterno de provocar el enfrentamiento del Bierzo contra León; pero ¿acaso ignoran estos aspirantes al Nóbel de la estulticia que el Bierzo es parte del Reino de León? Lagarto, lagarto…
    Ah, y por cierto, hablando de Reinos, provincias y comarcas, menos mal que este dechado de inteligencia tiene claro, “en qué situación queda la provincia leonesa en el estatuto”… Tan claro como lo que adivinan en este batiburrillo insulso que todo lo confunde mezclando churras con témporas y culos con merinas… ¿O no era así?
  5. “Ambiciosa, neutral, consensuada, sin colores políticos y pensada en el futuro y sin evocación al pasado”. Bla, bla, bla; insulso cacareo, vacía retahíla, palabrería hueca y, en ultimo caso, mentira cochina. Nada de nada; retoquines tontos y hechos con alevosía y nocturnidad, pactados, como siempre, a espaldas del pueblo y sin refrendo alguno… Sólo para seguir apretando al cuello de esta tierra, tratando de controlar otro de sus recursos: el agua.

¡Qué valientes, que nunca preguntan, ni siquiera después de 23 años y tres reformas, lo que opinan los administrados…! ¿Es esto democracia? Orgánica, quizás; a algunos se les sigue viendo el plumero... “¡Amos, anda…!" Y eso del pasado y el futuro, no se preocupe que ya le responderemos cumplidamente… Ya nos están tocando hasta la conjunción con el dichoso tema…


Estrambote.
Si exceptuamos a la clac que pudiera llevar la senadora (sin duda, mucha, pues ella sí que vale...), no puedo imaginarme la cara con la que saldrían de la Casa de León, los pobres sufridores de este bodrio de charlatanería política de cuarta regional tan imaginativa y tan esperanzadora... Aviados vamos…

2 comentarios:

perruzo dijo...

Pues sí fue realmente esperpéntico la intervención de ella, pero no quedó atrás el señor de Arvizu. Pero salieron calientes pq les sacamos los colores. A mí el señor de Arvizu llegó a decirme que León estaba mucho mejor que hace 23 años (reducía León a la ciudad de León) pq se construyen muchas viviendas y es difícil encontrar restaurante para cenar los fines de semana (ojo a los argumentos del catedrático!!).
La señora Carrasco me abordó a la salida del acto diciéndome que su hija llevaba 4 años estudiando en Madrid y estaba encantada con Madrid, y m preguntaba por qué yo estaba tan enrabietado por tener que irme a trabajar a Madrid (no entienden nada).
Luego cuando les ponías razones de peso decían que ellos con el "sentimiento" de alguien no pueden dialogar, que el debate deber ser fijado por la razón (argumentaba el catedrático que no ofrecía ningún argumento).
Las cité estadísticas publicadas por la Junta de CyL comparando la situación económica leonesa en 1983 y la actual. Respuesta del catedrático: las estadísticas no hay que hacerlas mucho caso. Por su parte la señora Carrasco acabó diciendo que la culpa era de los leoneses q no éramos emprendedores, no como los bercianos (ojo como busca el enfrentamiento con el Bierzo) que habían sabido adaptarse y crear sus propias empresas. Tb dijo que el voto a UPL en el Bierzo es inexistente (como si yo fuera de la UPL).Se rió asimismo del supuesto Reino de León. Dijo que si habíamos preguntado a zamoranos y salmantinos por el tema. Tb aseguró que en Zamora y Salamanca el sentimiento de pertenencia al Reino de León es nulo.
Por supuesto ellos consideran a León como una simple provincia como puede ser Cuenca o Soria. Región leonesa? eso ya no existe.
Y no sigo pq estoy hasta los ... Hubo muchas más barbaridades. Esto fue lo que ocurrió el viernes en la Casa de los leoneses en Madrid.
Y ojo, este viernes viene...Villalba!!! Que se vaya preparando pq le haremos un recibimiento como se merece

perruzo

Colectivo Tiburcio Fernández Álvarez dijo...

Naturalmente a todas estas lumbreras las dejamos, confiadamente, en vuestras manos, sabiendo que no nos defraudareis...
Viva el Reino de León, viva el sentimiento leonés, a pesar de estos merluzos.