sábado, enero 05, 2008

¡Vaya par de leoneses!

Hoy el Húsar se ha encontrado con un artículo con este sugestivo título, "Vaya par de leoneses", firmado por José-Magín González y publicado en La Crónica de León del 30 de Diciembre.

Al encontrarlo sumamente interesante, y puesto que comparte totalmente cuanto dice el autor, os lo copia a continuación para que podais opinar.

Como es habitual, las negrillas son del Húsar:

Lo felices que nos las prometimos, y no era para menos, viendo a un leonés como presidente del Gobierno de España y a otro como ministro de Defensa. Hasta los más viejos y acérrimos leonesistas celebraron sus nombramientos sin importarles su militancia política. Pero poco duró nuestra alegría. Su más seria promesa electoral, en todos sus mítines repetida, no la han cumplido. Fue un engaño. Así que seguimos siendo los únicos españoles obligados a pagar peaje para salir de León cualquiera que sea la dirección y la autopista estatal que tomemos. Algo que el hoy presidente y el hoy ministro calificaban entonces de injusticia impropia de un país democrático. En vista de lo cual suprimieron un peaje en Cataluña. Claro que mayor vergüenza ver al presidente del Gobierno, un leonés, inaugurando el tren de alta velocidad hasta Valladolid, humillando aún más a los leoneses. Al sevillano Felipe González, su antecesor, cuando llevó el AVE hasta Sevilla ni por asomo se le hubiese ocurrido inaugurarlo sólo hasta Córdoba.

Mayor tomadura de pelo aún la de venir a León, donde en tiempos tuvimos y se llevaron diez mil hombres en la Maestranza de Aviación, siete mil en el CIR de Ferral, y cuatro mil en regimientos de Artillería y Caballería, a anunciarmos la creación en Ferral de «la mayor empresa jamás conocida en nuestra ciudad», un parque de bomberos militar con ¡quinientos hombres! Tan increíble como cierto. Vaya par de leoneses que nos han salido. O vivieron en las Sompabardas, o su ignorancia leonesa es supina, o nos toman por tontos. Lo que se callan, claro, es que en la misma reorganización del Ejército, está previsto el envío a Zaragoza de diez mil hombres. Claro que a los pueblos del Teleno, afectados por el campo de tiro, donde debiera estar instalado, como mínima y obligada compensación, un regimiento, o al menos el famoso parque de bomberos que se han inventado, les van a limpiar las cunetas y las señales telefónicas y televisivas para que puedan ver la Sexta, y en la publicidad millonaria del Gobierno de España oír su villancico «A votar pastores...».