domingo, enero 20, 2008

Nueva cruzada historicista en busca de la proclama perdida o … ¿será histEricista?

El denominado “ciudadano medio”, el que quizá se preocupe más por el collar que aprieta, inexorablemente, el cuello de su cada vez más menguada nómina, debe haber naufragado ya, de tanto obligado vagar, en un océano de duda con respecto al Reino de León y los acontecimientos históricos en los que se ha visto envuelto que, curiosamente, siempre hay alguno dispuesto a poner en entredicho. En este caso concreto topamos con los franceses, Fernando VII, Luís de Sosa, Godoy, unos hechos, una proclama, una fecha y toda una legión de interpretadores de este más que explosivo cóctel.

No vamos a repetir de nuevo (ya es más que cansina la cruzada en la que, sin venir a cuento, se han embarcado algunos/as) ni nuestra argumentación ni nuestra interpretación ni nuestra celebración de los hechos; eso sí, remitimos a los artículos anteriores, aparecidos en este mismo blog, señaladamente a los de los días 3/09/07 “De cazadores de mitos y mercenarios de la interpretación histórica” (http://husartiburcio.blogspot.com/2007/09/de-cazadores-de-mitos-y-mercenarios-de.html) (siendo también muy interesante la lectura de los comentarios a este artículo) y 27/08/07 “Vivan las ‘caenas’ y otras lindezas semejantes” (http://husartiburcio.blogspot.com/2007/08/vivan-las-caenas-y-otras-lindezas.html), a las proclamas elaboradas por miembros de ComunidadLeonesa.ES, a la bibliografía de la que hemos extraído los hechos, a los propios documentos custodiados en el Excelentísimo Ayuntamiento de esta ciudad de León y a las notas de prensa (varias) que hemos enviado a los medios y que se han publicado “de aquella manera…”, ustedes ya me entienden.

Dudamos, no obstante, que nuestra buena voluntad tenga, tampoco esta vez, ni aún la más mínima comprensión; cuando la decisión está tomada previamente, cuando ciega la inquina hacia una persona o una idea, cuando el juicio ha sido amañado de antemano…, ¿puede quedar algún atisbo de esperanza? No somos tan ingenuos, naturalmente, aunque preferiríamos seguir pensando que, en este caso como en varios más, no se mueven otros intereses que los de “la verdad histórica”. ¿Cómo, qué, cuál, dónde…? ¡Ah, la historia!, ¡“esa ramera desagradecida y amnésica”…! ¡Esa que no solo “escriben los vencedores” sino que son ellos mismos “los que la programan…”! Es comprensible, no obstante, que, como alguien afirmó, la Historia se tergiverse: “los hechos son mudos, amasijo informe de datos y sucesos que cada historiador entresaca, ordenándolos y colocándolos para formar el cuadro que le satisface”.

Pero, con estas premisas, ¿pueden tomarse en serio y ser asumidos como verdad inmutable muchos de los acontecimientos del pasado? ¿No habrá que seguir desconfiando de algunos, aunque solo sea por aquello de que el que defiende la historia oficial como ”el que escribe historia para el poder siempre miente y trata de engañar a su audiencia para evitar perder su puesto en el aparato oficial”?. Bien sabemos, e incluso alguno de estos cruzados de “la verdad histórica” también lo recuerdan y parecen ya admitirlo, que “la historia es interpretable”; pero, al parecer, solo puede ser interpretada en un único sentido y por los exegetas de turno, de nómina o de carné… ¡los “demócratas”, partidarios del “pensamiento único”, vaya!

A pesar de todo, y como nos asisten razones, entre otras la obligación de defender nuestra honorabilidad (incluso ante los tribunales) seguiremos elevando nuestra voz en medio de este desierto de apatía, de maledicencia, de falsedad y de manipulación; y habremos de levantarla incluso más alto que habitualmente porque la jauría crece por momentos, sumándose nuevas unidades de ladradores desde los lugares más insólitos, por menos esperados, y desde las actitudes más vergonzantes. No nos detendrán, sin embargo, y seguiremos, como aquellos peregrinos camino de La Meca, ignorando los aullidos y hasta despreciando las dentelladas. ¡Claro que cabalgamos…! mal que les pese a muchos y, lo que es más importante, ¡vamos a seguir haciéndolo!!!

Puesto que, pensándolo bien, ¿qué pueden importarnos el ruido mediático o el minutín de gloria que algunos desesperadamente se buscan o las apostillas de determinados ¿periodistas? que confunden información con opinión y ésta, incluso, con los insultos o, hasta, las peregrinas, incongruentes y obtusas ideas de un coordinador de coalición, con tan poca influencia en el cuerpo social, huérfana de toda representación política, que hace aguas por todas partes hasta encontrarse, con todo merecimiento, absolutamente “hUndida”?

Si alguien nos acusa de perseguir “intereses groseros” (a lo que sigue toda una retahíla de insultos que, por vergüenza, su periódico no hubiera debido publicar), que “se lo haga mirar”, como se suele decir popularmente, o puede que “piense el ladrón que todos son de su condición”. Y si lo que necesita es contrastar información (parece que no le hace falta pues, como determinadas personas, bien pagadas de si mismas, se considera capaz de pontificar “ex catedra”), nunca nos hemos negado a facilitarla (claro que sería conveniente que nos la pidiera).

¡Disentir, siempre es asumible, en política, en historia y hasta en fútbol, pero la vejación, la mofa gratuita, la mentira casi compulsiva, la atribución infundada de frases absurdas y de actuaciones (presentes o futuras) absolutamente estúpidas, eso no vamos a tolerarlo y exigiremos los derechos que, en ley, nos correspondan!

¡Ya está bien de utilizar un medio de comunicación como instrumento particular para zaherir determinadas ideas, o aún peor a personas a las que, por otro lado, no se conoce más que de oídas y hasta por referencias interesadas de terceros. Un poco de respeto y seriedad no le vendría mal, incluso a gente así; hasta por el bien de toda la sociedad… Mas… ¡Qué satisfacción sacudir al pobre leonés en su pizca de autoestima…! ¡Es tan gratuito! ¡Cuesta tan poco… y la esperanza de recompensa, algunas veces, es tan grande! El “Roma no paga traidores” ha dejado de tener vigencia en nuestros tiempos…

Así pues, repetiremos, en un apretado resumen, para mentes quizás interesadamente obtusas:

  • Nunca hemos hablado nada sobre matanzas de franceses; ni siquiera hemos citado el “mueran los traidores” que recoge el manifiesto de referencia, habiéndolo sustituido por un “fuera los traidores”, tratando de interpretar aquel grito en clave más moderna y, sin duda, más democrática.
  • Para nada hemos mentado la palabra “independencia”, ni relacionándola con Castilla ni mucho menos con España; los que sí vienen defendiendo majaderías como la existencia de Castilla y León desde el Jurásico son otros, a los que, curiosamente, no se critica, probablemente porque esos sí mandan mucho y tienen dinero y poder... ¡Adula que algo queda...!
  • Ni equivocando la pastilla de la mañana, puede afirmar nadie que hayamos dicho nada respecto a un “proceso revolucionario”, aunque recomendamos a tanto "estudioso e investigador" de medio pelo revisen bien la documentación de la época pues podrían llevarse alguna sorpresina.
  • ¿Puede señalarnos alguien en qué lugar o escrito se ha pretendido reivindicar unos muertos "a manos de los franceses", el mentado 24 de abril, o que estas acciones supongan el "germen histórico del leonesismo"? ¡Perdido el juicio han...!
  • En absoluto se ha propuesto levantar un monolito en honor del “Rey felón”. ¿Alguien nos toma por locos o pretenden que pasemos por ello ante el resto de la sociedad?

Estas, para no abundar mucho más, constituyen algunas de las más burdas mentiras que se vienen poniendo en boca de determinados leonesistas, lo que no hace sino descalificar a tanto interesado mendaz, y todo ello se puede demostrar sin demasiado esfuerzo; no obstante, y por lo que se refiere a las propuestas emanadas desde ComunidadLeonesa.ES, nos remitimos a las reuniones habidas en el Ayuntamiento, a los presentes en las mismas, a las actas que han debido levantarse, como sabemos se ha pedido de forma reiterada ,y al último comunicado de prensa enviado por dicha Coordinadora a todos los medios de comunicación, el pasado día 10 de Enero y que cualquiera puede leer en el siguiente enlace:

http://comunidadleonesaes.blogspot.com/2008/01/actividades-de-comunidadleonesaes.html

¡Ah! Y que conste que todo lo anteriormente afirmado debe ser entendido, también por nuestra parte, “sin ninguna pretensión de crear polémica”; concédasenos el beneficio de la duda, ya que, además, no hemos sido nosotros los que encendimos la mecha. Por esta razón evidente nadie puede acusarnos de pirómanos. Que busquen las cerillas en otra parte… Y a quien le pique, que se rasque o dicho de otro modo “el que se pica, ajos come”. ¡Si, al menos, fueran de Santa Marina del Rey, alguna esperanza nos quedaría…!