martes, septiembre 29, 2009

CASTILLA Y LEÓN, UNA MARCA

Bajo este título recibimos un comunicado emitido por UPS (Unión del Pueblo Salmantino) en relación con la última "ocurrencia" de la Junta que, como paga todas sus "genialidades"con "pólvora del Rey" (o sea, con nuestro dinero) no saben en qué gastárselo.

Como ya comentó el Húsar hace breves fechas (http://husartiburcio.blogspot.com/2009/09/el-parto-de-los-montes.html), una vez más nos encontramos ante "el parto de los montes"
:

Una marca, eso es todo lo que defiende que sea Castilla y León, la propia Junta de esta Comunidad Autónoma, sinceramente, permítannos decirlo, mal vamos.

Está claro, y este patético intento lo evidencia, en Castilla y en León no hay un sentimiento regional propio y diferenciado, pero es que es imposible que lo haya. Los sentimientos señores Herrera y predecesores en la capitanía de la Comunidad, no se crean. Por mucho dinero que la Junta gaste en marcas, eslóganes, anuncios publicitarios (que en teoría se hacen para atraer turistas, pero que en la realidad sólo se difunden en los medios de comunicación locales), fundaciones como la de Villalar, libros, monografías, becas de investigación...¡Cuánto gasto! o mejor dicho ¡Cuánto despilfarro!

Dice el Sr. Herrera, que a través de esta marca los ciudadanos de la Comunidad aprenderemos a amar a la región. Un sinsentido más, no se puede amar a una entidad que responde a intereses externos a los de los propios ciudadanos que la habitan; una entidad que les vino impuesta, que nadie reclamó y que además generó importantes movimientos en su contra; una entidad que en lugar de dar y repartir como buenos hermanos, quita a los que menos tienen para dárselo a unas elites, otrora provincias, que hoy se dicen “regionales” y que únicamente se habitan en la ciudad de Valladolid.

Inviertan todo lo que gastan en publicidad en el desarrollo de aquello que no es Valladolid y quizás, sólo quizás, la gente empezará a sentirse a gusto en esta artificiosa Comunidad Autónoma. Pero mientras su política sea la de primar en todo a Valladolid, no esperen que por más que despilfarren el resto de provincias nos sintamos identificadas. Hubiera sido un buen comienzo presentar la propia marca en Salamanca, Soria o incluso en León, pero no, se hizo en Valladolid, evidenciando lo que ya nadie oculta, que nada hay más allá de la ciudad del Pisuerga.

Tildan la iniciativa de un deseo político compartido, en UNIÓN DEL PUEBLO SALMANTINO ignoramos con quien lo comparten, suponemos que con el Partido Socialista de Castilla y León, porque desde luego al resto de fuerzas políticas no se nos ha preguntado. Permítannos decir que esto nos suena de nuevo a aquello del “clamor popular” en favor de la fusión de las cajas, es decir, esto nos suena a que las elites políticas de esta Comunidad viven en un mundo paralelo, que quizás sólo exista en sus cabezas y en parte de la población de Valladolid pero desde luego, no encontrarán clamores, necesidades ni siquiera el más mínimo interés en esta marca, territorio o comunidad autónoma (como quieran llamarla) más allá de dichos confines de su propio imaginario colectivo que parece retroalimentarse sin fin.

Unión del Pueblo Salmantino
www.uniondelpueblosalmantino.es

3 comentarios:

maría dijo...

Pues tienen toda la razón... una pena que la gente no se entere de nada o no quiera enterarse.

Y qué decimos de que la reunión entre cajaespaña y cajaduero, en Tordesillas... no hay más sitios?

El barquero leonés dijo...

Sólo un pero a esta noticia. A mi me da igual que repartan dinero "a paladas" entre todas las provincias,y que podamos vestir caros ropajes, y comer exquisitos manjares. Yo lo que quiero es que me devuelvan mi identidad, y que el pueblo leonés perviva como tal, y recupere el orgullo y dignidad que le tienen secuestrado. Como dice un paisano mío, "más vale leonés pobre, que castellano rico". ¡VIVA LEÓN!

HúsarTiburcio dijo...

Bonita forma, sí, de comenzar a bajarse los pantalones y lo que está debajo; algunos, creo, por lo que hacen, que han comenzado a hacer acopio de vaselina...
Algunos ya tenemos tomada la decisión: el día que se arre-junten las cajas deben, no solo cerrar nuestras cuentas sino destruir las cartillas y borrarnos del fichero de clientes.
Una cosa; si esto se hiciera en la misma sucursal, previa convocatoria, y apareciéramos unos 100, algunos se hacían eso por la pata abajo. Que conste que algunos ya lo propusimos cuando la primera fusión y no se nos hizo caso; el resultado ya se ve. Estos tíos son unos insaciables insatisfechos; no pararán hasta arruinarnos del todo. ¡Toma castigo, cazurro!