jueves, diciembre 11, 2008

Con toda 'Burbia-lidad'

Con este título, el collaciu Carlos Antonio Bouza Pol, me envía el artículo que copio a continuación.

En lo único que discrepo es en su generalización de que León no mueve un dedo para evitar el abandono del Bierzo. Si se refiere a la mayoría de los políticos y a los "indocumentados" de siempre, estoy totalmente de acuerdo, pero somos muchos los leoneses "de la capital" (que aunque seamos "de pueblo" vivimos en ella) que apoyamos la lucha contra las incineradoras y contra los molinos y estamos en total desacuerdo con que la gestión de los ríos bercianos se ubique en Galicia.

Sin embargo, en lo que se refiere a los políticos, francamente Carlos, no comprendo que te extrañes de que abandonen al Bierzo ¿no han abandonado totalmente la defensa de todo lo leonés? ¿No han apoyado sin rechistar que la gestión del Esla, Órbigo, Porma, etc., etc., se lleve desde Valladolid?

En cuanto a los que acusan a los bercianos de "separatistas, engreídos y privilegiados" son los mismos que ante cualquier defensa de la lengua, cultura e identidad leonesas (incluyendo por supuesto al Bierzo) nos tildan de "separatistas, provincianos y cavernarios" y otras muchas "lindezas" del mismo calibre.

Son todos esos que se proclaman "universalistas" cuando lo más lejos que han llegado en su vida es a Madrid y hablan una sola lengua porque ni siquiera hicieron el esfuerzo de aprender inglés o francés, a pesar de la importancia que les otorgan, simplemente, por denigrar al leonés. Por cierto, los que vivisteis en tiempo de Franco ¿no recordáis palabras similares referidas entonces al gallego, catalán y vasco que ahora no se atreven a cuestionar?

Tenemos que ser conscientes que, aunque desde Pucela y Madrid (y, algunos "bien mandados y mejor pagados", también desde León) pretendan enfrentar al Bierzo y los bercianos con el resto de León y de los leoneses, tienen muy claro que sois tan leoneses como los de la capital y por eso os maltratan igual que al resto.

Por cierto, Carlos, te supongo enterado del proyecto de DOTs para la Montaña Oriental Leonesa pero, para los visitantes que lo desconozcan, quiero recordar que el proyecto es anexionar la Montaña Oriental Leonesa al norte de la provincia de Palencia donde se ubicarán todos los centros de interés, obligando a los leoneses a desplazarse desde Boñar y Cistierna hasta Guardo para acudir al hospital o al instituto.

Por último, mientras escribía, recordé un comentario que, por puro azar, leí hace algún tiempo en el foro del "Real Valladolid" y que, más o menos textualmente, decía:

El problema de León se resuelve muy fácilmente: El Bierzo se lo regalamos a los gallegos, la montaña se la damos a los asturianos, nos anexionamos (era un pucelano quien hablaba) Tierra de Campos y cuando no les quede más que la ciudad ya no podrán pedir autonomía porque no tendrán de qué vivir.

(Ver artículo publicado por el Húsar el 16 de Noviembe de 2005: "Divide y Vencerás" o la estrategia castellana en el siguiente enlace: http://husartiburcio.blogspot.com/2005/11/divide-y-vencers-o-la-estrategia.html

Como se puede apreciar, el fin de esta autono-suya (porque está claro que no es -mia ni -nuestra) es destruir la provincia de León porque deben pensar aquello de "Se murió el perro, se acabó la rabia", sin embargo estoy con la última frase de Carlos: "¡NO PODRÁN CON NOSOTROS!" o como dice la consigna del Colectivo de Opinión que nos cobija en su blog: "¡NOSOTROS NO CAPITULAMOS!"

La generosidad interesada de don José Luis Rodríguez con los “sinvergüenzas” del mundo financiero, contrasta poderosamente con la “requisa” a la que yo he sido sometido por el Gobierno monclovita que él preside. El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Norte de España, me ha expropiado, forzosamente, un trozo de una pequeña huerta de regadío que tengo plantada de árboles frutales, a veinte pasos de casa, a orillas del Burbia.

La compré en agosto de 1989 y pagué por ella a razón de 5.555 ptas. el metro cuadrado. El importe total figura en la Escritura Pública y, en base a él, pagué todos los gastos e impuestos correspondientes, incluso el de Actos Jurídicos Documentados que el propio Estado me cobró. ¿Cómo es posible que diecinueve años después, con todo lo que ha subido la vida (sin que medie ningún tipo de recalificación a la baja, sino al contrario), me fije un “JUSTIPRECIO” de mil pesetas (6 €) el metro cuadrado? ¿Es ésto razonable y justo? Evidentemente no, y lo puede entender cualquiera. Sin embargo, el Gobierno, supuestamente democrático, me “EXPOLIA” y me da el mismo trato que Fidel Castro dio a las propiedades de los españoles en Cuba.

El Jurado Provincial de Expropiaciones que atendió parcialmente mi Recurso de Reposición fijando en cuatro mil pesetas (24 €) el metro cuadrado, es la muestra evidente de la “trágala” gubernativa y de que el “Estado de Derecho” no es tal. ¿Es razonable tener que entrar por el aro del Recurso Contencioso Administrativo para reclamar dos millones de pesetas que, honradamente, creo que me han estafado? No. No es razonable, ni lógico, ni operativo. El Estado lo sabe mejor que nadie y por eso abusa y me deja en la indefensión. ¿Cómo confiar en las Instituciones?

Además, después de dieciocho meses, todavía no me han pagado los intereses de demora. ¿Cuándo será, y qué tipo fijarán? Hablé varias veces con Oviedo y con Ponferrada, y siempre me dicen que “lo de los intereses” lo llevan en un expediente aparte. ¿Será verdad o me estarán engañando? ¿Tendré que reclamar también por escrito certificado y acuse de recibo? ¿Me pagarán los intereses de los intereses?

Estas preguntas, estas preocupaciones mías, seguro que le importa un “saramago” a la señora Presidenta de la Diputación de León y al señor Herrera, Presidente de la Junta. Ahora, Valladolid ya maneja a su conveniencia la Cuenca del Duero y las aguas esenciales de la montaña oriental leonesa. Los ríos bercianos Sil, Boeza, Cúa, Burbia, Valcarce y Selmo, como no pueden hacerlos pasar por Castilla, les da lo mismo quién los “mande”, y permiten, sin inmutarse, que la gestión pase de Oviedo (Asturias) a Orense (Galicia), y perdamos competencias en la delegación de Ponferrada, donde hay treinta puestos de trabajo. A los bercianos nos obligan a tener que viajar a otra provincia, de otra Comunidad, que está a casi doscientos kilómetros de distancia, que sólo tiene comunicación por una mala carretera, y sin transporte público.

Es evidente, -y así debe constar a todos los efectos-, que, en esto de los ríos, los lagos, los arroyos, los pantanos, los embalses, “las ninfas”, (y en las aguas en general), los bercianos no pintamos nada, pues no somos ni de León ni de Castilla, sino una simple “colonia gallega” y, como tal, tendremos que seguir practicando el gallego, y desplazarnos a la “metrópoli” para todos los asuntos y trámites relacionados con la gestión de este bien esencial e imprescindible, para la vida y el desarrollo, que es el agua.

Desde Orense mandarán y ordenarán nuestro futuro, que, naturalmente, quedará subordinado a los intereses de la comunidad vecina y del Bloque Nacionalista Gallego. En caso de conflicto, siempre llevarán las de ganar, pues son una Comunidad Histórica de primera, y nosotros los “pobres bercianos” sólo existimos para eso, para que nos colonialicen también desde fuera, sin que Castilla, ni León, muevan un dedo para evitarlo.

Luego, tenemos que aguantar, aquí en la capital, voces ignorantes, envidiosas y malignas arremetiendo contra las gentes bondadosas, laboriosas y sufridas del Bierzo: se permiten llamarnos “separatistas”. Sí, separatistas, y engreídos privilegiados que recibimos trato de favor desde que don José Mª Aznar presidía la Junta y, viendo lo evidente, nos concedió lo que exigíamos, un Estatuto Comarcal que intentara dar carta de naturaleza administrativa a lo que siempre fue una realidad sólidamente afianzada en fortísimas e indiscutibles realidades geográficas, climáticas, sociales, culturales, etc. etc.

Por desgracia, este Consejo Comarcal del Bierzo, por el que tanto hemos peleado, no suele estar a la altura de las circunstancias y no lucha por nuestros intereses. Produce rabia y asco que todavía no haya dicho nada en relación con esa provocación terrorífica de incinerar residuos tóxicos en la cementera de Cosmos. ¿Cuándo se pondrá al frente de la lucha en apoyo total de la organización Bierzo Aire Limpio, y de todos los bercianos? La lucha será larga y tremenda, pero ganaremos, aunque tengamos en frente, en comunión, a los señores Herrera y Zapatero. ¡No podrán con nosotros!

1 comentario:

Elvira dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el artículo de Bouza Pol. No estamos acostumbrados a ver escrito lo que muchos comentamos en privado. Muchas gracias.