martes, enero 20, 2009

Y dijo Sansón: Muera yo con todos los filisteos.

En el libro de los Jueces, se cuenta la historia de este hombre, de fuerza absolutamente hercúlea, asociada al crecimiento de sus cabellos, el cual, después de haber sido engañado por Dalila, esclavizado y condenado a la ceguera y al desprecio, pronunciaría la frase de referencia, empujando y haciendo caer las dos columnas que sujetaban el templo en el que sus enemigos se burlaban de él; su muerte causaría la de unos tres mil filisteos.

Vaya por delante que, con estas reflexiones, no pretendemos echar más leña a la pira de nuestras desgracias ni es nuestra intención criticar a nadie; por la simple razón de que ignoramos el origen de estos comentarios (tampoco nos importa demasiado) y desconocemos, asimismo, tanto al instigador (si es que éste existe) como al diseñador de la campaña que, al menos así parece, podría calificarse de acoso y derribo a las tesis leonesistas… Un observador imparcial así las definía, casi de manera textual.

Se trata, como cualquier iniciado en estos temas de la leonesidad puede haber comprendido, de toda una serie de indicios hechos artículos en la prensa escrita o en los diferentes digitales, intervenciones en los más variados blogs o correos que circulan, en los últimos tiempos, de ordenador en ordenador, entre los supuestos o reales (que para eso está la conciencia de cada cual) adeptos a la causa de la defensa de la Región Leonesa.

¿Pero qué virus extraño puede crecer y multiplicarse por estas tierras nuestras que, en cuanto surge una idea, aparece una luz al fondo del túnel de nuestras desgracias, se obtiene cualquier mísera victoria que permita alzar el vuelo de la más tímida esperanza, ya aparece algún agraviado, despunta algún falso Mesías o, simplemente, surge un nuevo traidor bien pagado que siembra la discordia, dispersa el rebaño, crea su particular majada y el pobre leonesín de a pie ve condenadas sus escasas expectativas a rodar de nuevo por la pendiente del desespero?

Con la acción política en encefalograma plano, la representación en las Cortes del Ente echada al monte, el grupo de concejales del Ayuntamiento desnortado y falto de rumbo, el resto de los elegidos sin objetivos claros de avance leonesista y el “leonesismo social” hecho unos zorros cordilleranos, los de la Junta que nos arrejuntan a golpe de desprecio y a chantaje vivo ya no deben tener manos que frotarse.

“¿Para qué buscarse enemigos teniendo esta clase de amigos?” Y, mientras tanto, ellos siguen cabalgando sobre millares de caballos descendientes de aquel que montara Atila y están consiguiendo que, entre los nuestros, ya no vuelva a crecer la hierba ni a germinar la más tímida flor asociada al recuerdo.

Pero ¿quién puede llegar a pensar que noticias como las que espigamos puedan venir a aportar algo positivo a la victoria final de nuestras tesis?, ¿qué objetivos son los que persiguen aquellos que se enrocan de este modo, criticando en público, difamando en privado, envenenando los ambientes de la reivindicación y pisoteando los ideales que, por otro lado, aseguran defender? ¿Habremos de quemar el campo para que, sobre las cenizas, puedan brotar de nuevo los frutos de una lucha considerada poco menos que estéril, tras un cuarto de siglo de penurias, desprecios y duros desengaños?

Demasiado evidente ya, este cainismo leonés comienza a descubrirse, incluso, cada vez más burdo, cutre y zafio. ¡Hasta para las puñaladas entre conmilitones se ha perdido el estilo!
Mas, basta ya de comentarios y recojamos este puñado de puyas cual manojo de cardos borriqueros. ¡Va por ustedes!
  1. En una “carta de los lectores” (Gente en León – del 16 al 22 de enero), se afirma, entre otras ideas, que “a los leonesistas ni siquiera sus gentes les siguen”, que “ni Chamorro (…) ni el Colectivo Reyno de León deberían organizar más manifestaciones si no quieren quedar otra vez en ridículo” o que “los leoneses solo se movilizan si los convoca gente con credibilidad”. ¡Toma del frasco, Carrasco!
  2. En el blog de “Leonesismo y sociedad” (que parece haber cambiado definitivamente el punto de mira de sus misiles dialécticos o, por mostrar todavía un gesto de magnanimidad y buenas maneras, llegaríamos a la opinión de que confunden el tiro pero provocan destrozos sin cuento entre los afines a la causa, con su pertinaz y obsesionado "fuego amigo"), encontramos perlas recientes (dejemos, para bien, el resto, en el cajón de los olvidos) como: “Otra degradación y escándalo más: La UPL inaugura con Carrasco y el PP la Casa de "Castilla-León" en Sevilla”, con evidente retorcimiento, no muy bien intencionado, de la noticia”.
  3. Nos ha llegado, asimismo, del blog de FAELE (¡sorpresas te da la vida… aunque ya no tantas, por más que algunos se esfuercen!), una noticia más que curiosa: “La UPL le cuesta 100 millones de pesetas al ayuntamiento”. Confiesa el Húsar que tanta precisión le ha conmovido; ¿y el PSOE? ¿y el PP? ¿y la Diputación?… ¿Por qué no haber calculado, de paso, lo que nos cuesta la Junta del arrejuntamiento este que nadie quiere (¿o ahora SÍ?) y que, sin ninguna duda, representaría una cifra como para marear hasta a los mismísimos piratas del Caribe?

¿Y para que multiplicar los ejemplos, si con una mínima muestra ya “nos basta un botón”? Mi propuesta, tal como van los tiempos, los ánimos y las perspectivas, sería, para terminar, la misma que nos ha servido como cabecera de esta reflexión; juntémonos, aunque sea por última vez, dediquémonos nuestras mejores sonrisas, comamos y bebamos como los filisteos (para eso tenemos hasta un par de asociaciones gastronómicas), en esta ocasión para celebrar nuestra derrota y derribemos, de una vez por todas y ya para siempre, las dos columnas que sujetan, aunque sea de aquella manera, el templo de nuestra esperanza de salvación como pueblo: el leonesismo civil y el leonesismo político. Ahorraremos muchos millones (también algunos dineros de nuestro propio bolsillo), incontables cabreos, dolores de cabeza, tiempo y desprecios varios. ¡Vamos, valientes, a ello, que se hace tarde!

4 comentarios:

LEÑADOR dijo...

Bonas Tiburcio y compañía:
Acertado análisis de la situación, que por otro lado no hace más que empeorar cada día.
Estas estrategias se enmarcan en la esfera del maltrato, aquella que dice que antes muerta que en brazos de otro, junto con aquello de si no estás conmigo estas contra mi.
Que los sectores más rancios del antileonesismo de un y otro lado hagan su agosto ante esta debacle a nadie sorprende, pero lo que es sangrante es el juego infantil de todos aquellos inútiles(ya que hasta ahora nada han conseguido) que se consideran la esencia del leonesismo y que dinamitan cualquier escenario que no cuente con su presencia destacada. Nacieron con vocación de eternos conspiradores y tras sus fracasados proyectos antes de arrimar el hombro a renovadas esperanzas prefieren sembrar la semilla de la discordia y la desesperanza. Eso sí, nunca verterán sus labios ni una palabra de autocrítica ni tan siquiera de reconocimiento del más mínimo desliz. Nos queda el consuelo de que no son tantos ya que bajo distintas siglas siempre se esconden los mismos lobos. Esperemos que algún día recapaciten y recuerden que su objetivo un día fue luchar por el progreso y la autonomía de esta tierra y no alimentar su atrofiado ego.

Anónimo dijo...

¡Que verdades más grandes decís, tanto Tiburcio como Leñador!

Como escribí hace un par de días en La Pícara, curioso el tirar siempre contra lo leonés, sobre todo por parte de algunos sedicentes leonesistas.

¿Como está el patio en el PSOE (rueda de prensa de Humildad) y en el PP (rueda de prensa de Ana Guada)?

Pero volviendo a UPL ya se sabe que la peor cuña es la de misma madera, ¿será ese el problema de algunos que tienen mucho de "corrientes" (más bien "vulgares") y muy poco de "opinión"?

despiertaLeon dijo...

Para los que tenemos fe en las ideas que defendemos, esta especie de campaña originada en el seno del propio leonesismo y en contra del leonesismo en si, nos parece uno mas de tantos intentos que han existido y existirán para anularnos y oscurecer nuestro futuro.

Sin embargo y pese a quien pese, al menos yo, seguiré luchando porque las ideas de autogobierno del reino o región leonesa acaben triunfando.

Toda esta sinrazón, no demuestra nada mas, que a los caciques que existen en el leonesismo, cuanto mas cerca se está de la presentación y aprobación de los nuevos estatutos de la UPL, mas nerviosos se les pone porque mas lejos ven sus carguines de políticos de sillón.

En mi pueblo a esos se le llama cagaleras de la muerte aunque políticamente habría que llamarles los ultimos y dañinos estertores del leonesismo caciquil.

Colectivo Tiburcio Fernández Álvarez dijo...

Dios te oiga, que así sea, que encontremos la senda para salir de este bosque de tinieblas (ya es demasiado largo este destierro en nuestra propia tierra) y que todos lo veamos.
Ese día, puede que encuentre una razón para seguir el oráculo de la botella...